Cosas de tecnología

Microsoft, lo estás haciendo bien

surface-laptop

Yo, que huí del ecosistema de malos portátiles que Microsoft llevaba años alentando a construir en torno a su Windows, vengo ahora a decir que Microsoft está haciendo bien las cosas. Cómo cambian los tiempos y las mentalidades, madre del amor hermoso. Pero lo cierto es que Nadella lo está haciendo bastante bien en todas partes salvo en el terreno móvil, ahí creo que han tirado la toalla definitivamente aunque no haya una confirmación por escrito que venga de la propia compañía.

No obstante, atacar el móvil desde los servicios sí me parece una buena opción y creo que se están tomando decisiones acertadas. Office 365 es cada vez más competente y los acuerdos con Xiaomi o Samsung para llevar sus apps preinstaladas creo que empiezan a funcionar. ¿Logrará Microsoft cambiar su imagen en este sentido? Mentalmente aún les asocio con Outlook de escritorio, que era una app demencial en peso y rendimiento cuando yo la usaba, y con el maldito Clippo de su Office. Pero todo cambia, quién sabe qué puede ocurrir.

Lástima que Nadella llegase ya con la batalla por el móvil perdida. Creo que habría podido remontar la situación.

En el terreno del hardware es donde creo que mejor les están yendo las cosas, aunque estos procesos llevan su tiempo y Microsoft está aún, por así decirlo, en pañales. Algo verdosillos. Los Surface cada vez me gustan más, sobre todo teniendo en cuenta qué requerimientos de hardware tengo ahora mismo para lo que hago cada día. Con decir que creo que sería capaz de operar casi el 100% de mi tiempo con un iPad, aunque más lento. Ahí está todo.

Me gustan los Surface, me gustó el Surface Book cuando se presentó y también me ha gustado el Surface Laptop. En Microsoft están yendo a por los usuarios de gama alta, los que pueden y quieren gastarse más de 1.000 euros en un ordenador portátil, tablet convertible o tablet con teclado, y me parece una decisión inteligente. A por los Macbooks. Como también me lo parece que lancen Windows 10 S para competir contra Chrome OS, pese a que creo que la mezcla entre el Laptop y 10 S no es la más acertada, pero el tiempo me dirá si me equivoqué o tuve razón.

Prácticamente todo lo que está haciendo Microsoft en hardware me gusta. Me da que no tardaré en volver a su ecosistema.

Pienso que Chrome OS seguirá ganando en educación por dos sencillas razones. La primera es que los Chromebooks son baratos, mucho. La segunda es que el mantenimiento de Chrome OS es igual a cero. Windows 10 S, por más que facilite las cosas, seguirá siendo Windows. Menos mantenimiento pero ahí seguirá. La idea de un sistema operativo en la nube está muy bien trabajada por Google. Hoy se me rompe en Chromebook, voy a la tienda a por otro, inicio sesión y voilá, todo vuelve a estar ahí. Ideal para estudiantes que, reconozcámoslo, tienen poco de cuidadosos. Ya veremos qué tal le sale a Microsoft lo de su Laptop para educación con ese teclado de tela. Los adolescentes, esos humanos en esa etapa de la vida en la que son tan limpios y cuidadosos.

Pero en líneas generales, Microsoft me está volviendo a gustar. Ya me he planteado alguna vez que mi próximo portátil, cuando el Macbook Pro muera en unos años, sea uno con Windows. Desde luego, y visto el ecosistema que se está construyendo, me resultaría muy complicado acudir a otro que no fuese un Microsoft Originals, como los Werthers. Como comentaba antes, por ahora está la cosa algo verde y habrá que ver por dónde respira la criatura. Sigue así Microsoft, a mí me estás conquistando. Y creo que a más gente.

Cosas de tecnología

Microsoft lo está haciendo bien, ya era hora

Microsoft

Microsoft está haciendo las cosas bastante bien. Al César lo que es del César. Critico y he criticado mucho las acciones de los de Redmond en lo relativo a su estrategia para los teléfonos móviles pero no puedo más que reconocer que en el aspecto del software, de los servicios, están operando como pocos.

Office se expande, lentamente pero sin pausa, y gracias a acuerdos como los que tiene con Samsung o Xiaomi su software llega preinstalado. Luego se usará o no se usará, pero seguramente pocos los desinstalen y más de uno los usará por simple reconocimiento de marca. Word sigue siendo Word. Excel sigue siendo Excel.

Lo último es que se cargan Wunderlist. La sustituye To-Do, un nombre sencillo para una app que a buen seguro dará buen rendimiento, todas las de Microsoft lo están dando. Por ahora una beta, más adelante más completa. Pero lo cierto es que Microsoft está teniendo cada vez más presencia en móviles. Tal vez no con hardware propio, tal vez no con un sistema propio, pero se está colando por la puerta de atrás de Android e iOS. Y lo está haciendo muy bien, qué demonios.

Me gusta Windows 10, me gustan los productos Surface y también me gusta su software. Ahora mismo soy presa de Apple con el MacBook Pro pero en el futuro, quién sabe. Lo que sí tengo claro es que hace unos años le cerré la puerta a una posible vuelta a abrazar a Microsoft. Y ahora por esa puerta entra un poco de luz, quizá es que se está abriendo una rendija.

Cosas de videojuegos

Teraflops y Ziritione

Project Scorpio

Hace ya mucho de aquel anuncio que trajo el Ziritione a nuestras vidas, o por lo menos a la mía porque respetaré que tú ni lo conozcas. Soy viejo, más que un nudo, es lo que hay. Aquel “palabro” formó parte de la campaña de publicidad del Volkswagen Polo allá por los 90, y comenzó a utilizarse a modo de broma en otros muchos sitios. Hoy diríamos que el término se volvió viral, pero en aquella época sólo lo usábamos porque hacía gracia.

Otros términos, estos sí son reales, se utilizan de forma indiscriminada aplicándolos a conceptos que poco o nada tienen que ver con ellos. Como los megapíxeles, que de un tiempo a esta parte parecen sinónimo de la calidad de una cámara cuando lo único que dicen es el tamaño de la foto que se captura. Como la inteligencia artificial, que estamos tan hartos ya del término que cuando llegue de verdad esto parecerá el cuento de Pedro y el lobo.

 

Por favor, que no se ponga de moda medirlo todo en teraflops

 

La palabra de hoy es teraflop y la está poniendo de moda la futura consola de Microsoft, la que ahora se llama Project Scorpio y que ya veremos qué nombre tiene cuando finalmente se lance. Ya van 3 Xbox, por qué no una más. Un teraflop se traduce como un billón de operadores de coma flotante por segundo. Lo que viene siendo una puñetera barbaridad, y Project Scorpio es capaz de generar seis, nada más y nada menos. 6 teraflops frente a los 4 y pico de la PS4 Pro y frente al 1 y pico de las generaciones anteriores. Sobre la Nintendo Switch mejor ni mirar el dato.

Confío en que este término no se ponga de moda porque no me gustaría que se empezase a valorar la calidad de una consola por los teraflops que es capaz de generar, como tampoco tiene sentido valorar la calidad de una cámara por sus megapíxeles. Hay más cosas que influyen en todo esto, y lo principal son los juegos. Ni más ni menos, los juegos, preguntadle a Nintendo que sabe vender malas consolas con buenos juegos. En una cámara las lentes y el sensor, en una consola son los jueguicos. Los mata-mata, los chuta-chuta, los corre-corre.

¿Es impresionante que la Project Scorpio genere 6 teraflops? Sí. ¿Eso la va a convertir en mejor consola que la PS4 Pro? No. ¿Influirá? Sí. ¿Cuánto? Pues en que se podrán producir juegos que requieran de mayor potencia y la consola los moverá como quien se hace un Nesquik por la mañana en modo automático. Pero aquí lo importante es que lleguen cosas de calidad, y no sólo Gears of War y Halos a punta pala.

Sólo si llegan juegos de buena calidad que no pueda comprar en otra consola me plantearé hincarle el diente a la Project Scorpio. Sólo si llega ese caso. Porque ahora mismo tengo una PS4 normal, ni tan siquiera la Pro, y con lo que están haciendo en Naughty Dog ya me tienen atrapado de por vida en la consola de Sony. Microsoft, ponte las pilas en videojuegos y consigue exclusivos en condiciones, que yo te prometo que me compro la Scorpio. Recupera el Alan Wake, por tu madre.