Cosas de cine y series

El bigote de Superman

La Liga de la Justicia

Yo soy de ésos que disfrutó la Liga de la Justicia cuando la vi en el cine. A pesar de haber visto todo el material previo disponible y de ver y rever los trailers hasta la saciedad. A pesar de plantarme allí esperando ver el bigote, y las entradas de Affleck, y las idas y venidas de sus michelines. La disfruté porque es una película disfrutable, pese a sus costuras. Pero sobre todo porque la abordé sin pretensiones, sin esperar nada más. Seamos sinceros, Marvel nos ha acostumbrado a eso.

A películas entretenidas, con más o menos acción trepidante pero sin demasiado que leer en el fondo. Salvo contadas excepciones como Soldado de Invierno, Iron Man 3 o Civil War. Y es que el principal problema que le encuentro a la Liga de la Justicia es precisamente que ha querido marvelizarse, olvidando el tono adulto que mantenía hasta entonces. Porque hasta Wonder Woman, en su colorismo y romance, es una película con tintes oscuros que muestra el mundo de forma más cruda que muchas películas de Marvel hechas hasta hoy.

Múltiples problemas han asolado la producción de la Liga. Desde los consabidos problemas personales de su director, que no han hecho sino poner en bandeja que le aparten del proyecto aquellos que ya querían enseñarle la puerta, hasta las regrabaciones y los problemas de agenda. Ha faltado alguien en Warner que diese un puñetazo sobre la mesa y decidiese posponer el estreno unos cuantos meses. Pero ni eso ha salido bien. A cambio de todo hemos obtenido una película inacabada, más corta de lo habitual y con algunos giros argumentales no muy bien resueltos. Todo porque en esta película hay tintes de Snyder y de Whedon. Porque ha faltado tiempo.

A Warner no le funciona ni lo de mandar sobre sus propias producciones. Hacía falta retrasar La Liga de la Justicia y nadie lo hizo.

Pero ya no sólo ha faltado tiempo para la propia película, al universo extendido de DC también la falta maduración. La propuesta estética de El Hombre de Acero, seguida en Batman V Superman, me parecía más que correcta, pero no puedes pretender hacer Los Vengadores de DC sin dar tiempo a que todo encaje, sin ofrecer contexto a todos y cada uno de los personajes. La fiesta de superhéroes de Marvel tenía cinco películas a sus espaldas. Cinco. Cuando vimos el primer plano ya teníamos más que vistos a todos los personajes. DC sólo ofrece a su Trinidad y nos suelta a otros tres nuevos en una película inacabada de dos horas. Algunos funcionan, otros no, qué se podía esperar.

Ahora, en parte porque se está pegando un buen guantazo en taquilla, en parte porque ha costado bastante más de lo previsto, el DCEU se prepara para un reinicio, aunque confío en que sea un reinicio parcial. Un reinicio porque algo no funciona y porque Affleck quiere irse. Es comprensible, por otra parte. Cada noticia que surge de las oficinas de Warner deja ver que todo es un sindiós, que las prisas por cazar a Marvel lo están arruinando todo. Hasta el tono. Un poco de humor no venía mal, pero la Liga de la Justicia no es Los Vengadores, ni debería serlo. DC no es Marvel, Batman no debería hacer bromas. Batman es la puñetera antítesis del humor.

Llega Flashpoint, la última aparición de Affleck en el DCEU, al menos por lo que se sabe a día de hoy. Porque con esta dirección, igual todo se arregla y Flash reinicia el reinicio y volvemos a donde estábamos. Pero por favor que no toquen a Gal, que no toquen a Cavill y, ya puestos, que me dejen a este Momoa surfero disfrutando de cada minuto en pantalla como si estuviese en una fiesta. Queréis quitar a Affleck, bien, él se quiere ir. Hulk era uno y ahora es otro y nadie murió por el camino. También Iron Patriot. También Fandral. Natalie Portman se bajó del barco y no murió nadie. Gwyneth entra y sale según negocia. Eso si, reiniciar a un personaje tan gordo como Batman es jodido, pero si hay de hacerse, se hace. Pero no toquéis al resto, por favor. No toquéis lo que funciona.

Y por Dios, con mayúsculas, dadle más poder a Patty Jenkins y ponedla junto a Geoff Johns a mandar como hace Feige en Marvel. Quitad a los jerifaltes de Warner y dejad hacer películas de superhéroes a los que saben. Y ya de paso, volved a hacer películas adultas. Somos muchos los que lo pedimos. Además de que os toméis las cosas con calma.

Cosas de cine y series

Wonder Woman es redonda, y Marvel tiene un problema

Wonder Woman

Pese a que en general me gustan todos los superhéroes, confieso que siempre he sido bastante más del bando de DC. Batman en mi héroe de cabecera, incluso podría considerarlo un fetiche, así que era lógico que esperase Wonder Woman con más ansias que, por ejemplo, la enésima reinvención de Spider-Man.

No suelo aislarme de los próximos estrenos como algunas personas aseguran hacer. No soy de los que ve un trailer y luego permanece limpio hasta que se adentra en la sala de cine, o coloca el DVD o el Blu-Ray en el reproductor. O hasta que conecta su servicio de streaming favorito para adentrarse en cada título. Cada uno tiene sus rituales para las películas, y yo soy de cine. Así que dicho y hecho, crucé las puertas de la sala y tomé asiento para ver qué habían preparado para mí desde la Warner.

[Spoilers ON]

La película comenzó y acabó y yo aún seguía en el asiento como si aún tuviese seis años y estuviese viendo mi primera película de superhéroes. Sobre decir que me encantó y que no me defraudó en absoluto. De hecho, superó mis expectativas y no eran bajas. No entiendo demasiado de cinematografía por lo que no puedo decir qué añadidos son del guión, qué parte corresponde a la fotografía y qué porcentaje del alma de la película pertenece a su directora. Sólo sé que me pareció un producto bastante redondo y, lo más importante, me dejó queriendo más. Sus dos horas y veinte minutos se me hicieron cortos.

Pese a ser fan de DC no puedo evitar ver los fallos que otros recalcan en títulos anteriores como El Hombre de Acero o Batman vs Superman. Están ahí y los tolero, pero no soy ciego. Eso hizo que temiese que con Wonder Woman hubiese algún que otro patinazo, y no lo hubo. No para mí, cada uno que saque las conclusiones que estime oportunas. No fue una película de Steve Trevor en la que Diana Prince aparece de fondo, como ya leo a algunos afirmar, para mí fue una gran película de superhéroes. Y aún más, me pareció un golpe en la cara de Marvel.

wonder-woman

Wonder Woman es el Capitán América de DC. Los orígenes de un personaje para el que la justicia y el bien están por encima de todo lo demás, que porta un sentido cívico que, por supuesto, supera al del resto de los humanos. Aunque técnicamente hablando, Diana Prince no pertenezca a nuestra raza. Diana es firme, justa, inocente, tierna y, por último pero no menos importante, tiene bis cómica. En Wonder Woman he encontrado una gran película con un buen comienzo, enlazando el presente y el pasado gracias a detalles de películas anteriores, y con un magnífico inicio para el personaje.

Tuve ganas de ver más de la juventud de Diana, de conocer a su familia, de que me contasen más cosas de Hipólita y Antíope, de que me hablasen de su mitología. Me encantó cómo se plantea cada situación de Diana frente al mundo de los hombres, ése que ha estudiado en los libros y ahora experimenta en la vida real. Como un Paco Martinez Soria recién llegado a Madrid, Diana reacciona como cree que debe reaccionar y no como la sociedad de la época le empuja a hacer. Es Steve Rogers. Su inocencia se ve reflejada en todo momento, y también se siente cuando decide tomar partido y dejar de prestar atención a todos los que quieren que pise el freno.

Batallas, momentos para el humor sin caer en el payaseo (ey, Marvel), muchos sentimientos aflorando en bastantes escenas y un gran villano, pese a que siento que se le despacha demasiado pronto. Aún así, me parece que este Ares está a la altura de Loki y confío en que acaben rescatándolo para futuras entregas de la saga. Wonder Woman me ha encantado y ha demostrado a DC y a Warner que la fórmula funciona y que deben aplicar mucho de lo de esta película en el resto del DCEU. No me extraña, visto lo visto, que haya habido regrabaciones de cara a la Liga de la Justicia.

Wonder Woman

Cuando vi a Gal Gadot en Batman vs Superman sentí que algo grande llegaba al universo de DC, y la batalla final contra Doomsday me lo confirmó. Ahora sé que es verdad, que en Gal tenemos superheroína para rato y que Wonder Woman debe ser, por derecho propio, una de las piedras angulares del futuro de DC. No sabéis cuánto me alegro de que Wonder Woman haya salido así de redonda. Sobre todo porque me quedan al menos tres visionados más en el cine, y los disfrutaré de nuevo como si fuese un niño pequeño.

Larga vida a Wonder Woman. Y tiembla, Marvel, se te acaba de colar una gran piedra en el zapato. Con los cambios obligados de personajes que vas a tener que hacer a partir de ahora, porque los universos y las historias tienen que avanzar, vas a tener difícil seguir liderando este mercado. Superman, Batman y ahora Wonder Woman son pesos demasiado pesados.