Cosas de cine y series

El bigote de Superman

La Liga de la Justicia

Yo soy de ésos que disfrutó la Liga de la Justicia cuando la vi en el cine. A pesar de haber visto todo el material previo disponible y de ver y rever los trailers hasta la saciedad. A pesar de plantarme allí esperando ver el bigote, y las entradas de Affleck, y las idas y venidas de sus michelines. La disfruté porque es una película disfrutable, pese a sus costuras. Pero sobre todo porque la abordé sin pretensiones, sin esperar nada más. Seamos sinceros, Marvel nos ha acostumbrado a eso.

A películas entretenidas, con más o menos acción trepidante pero sin demasiado que leer en el fondo. Salvo contadas excepciones como Soldado de Invierno, Iron Man 3 o Civil War. Y es que el principal problema que le encuentro a la Liga de la Justicia es precisamente que ha querido marvelizarse, olvidando el tono adulto que mantenía hasta entonces. Porque hasta Wonder Woman, en su colorismo y romance, es una película con tintes oscuros que muestra el mundo de forma más cruda que muchas películas de Marvel hechas hasta hoy.

Múltiples problemas han asolado la producción de la Liga. Desde los consabidos problemas personales de su director, que no han hecho sino poner en bandeja que le aparten del proyecto aquellos que ya querían enseñarle la puerta, hasta las regrabaciones y los problemas de agenda. Ha faltado alguien en Warner que diese un puñetazo sobre la mesa y decidiese posponer el estreno unos cuantos meses. Pero ni eso ha salido bien. A cambio de todo hemos obtenido una película inacabada, más corta de lo habitual y con algunos giros argumentales no muy bien resueltos. Todo porque en esta película hay tintes de Snyder y de Whedon. Porque ha faltado tiempo.

A Warner no le funciona ni lo de mandar sobre sus propias producciones. Hacía falta retrasar La Liga de la Justicia y nadie lo hizo.

Pero ya no sólo ha faltado tiempo para la propia película, al universo extendido de DC también la falta maduración. La propuesta estética de El Hombre de Acero, seguida en Batman V Superman, me parecía más que correcta, pero no puedes pretender hacer Los Vengadores de DC sin dar tiempo a que todo encaje, sin ofrecer contexto a todos y cada uno de los personajes. La fiesta de superhéroes de Marvel tenía cinco películas a sus espaldas. Cinco. Cuando vimos el primer plano ya teníamos más que vistos a todos los personajes. DC sólo ofrece a su Trinidad y nos suelta a otros tres nuevos en una película inacabada de dos horas. Algunos funcionan, otros no, qué se podía esperar.

Ahora, en parte porque se está pegando un buen guantazo en taquilla, en parte porque ha costado bastante más de lo previsto, el DCEU se prepara para un reinicio, aunque confío en que sea un reinicio parcial. Un reinicio porque algo no funciona y porque Affleck quiere irse. Es comprensible, por otra parte. Cada noticia que surge de las oficinas de Warner deja ver que todo es un sindiós, que las prisas por cazar a Marvel lo están arruinando todo. Hasta el tono. Un poco de humor no venía mal, pero la Liga de la Justicia no es Los Vengadores, ni debería serlo. DC no es Marvel, Batman no debería hacer bromas. Batman es la puñetera antítesis del humor.

Llega Flashpoint, la última aparición de Affleck en el DCEU, al menos por lo que se sabe a día de hoy. Porque con esta dirección, igual todo se arregla y Flash reinicia el reinicio y volvemos a donde estábamos. Pero por favor que no toquen a Gal, que no toquen a Cavill y, ya puestos, que me dejen a este Momoa surfero disfrutando de cada minuto en pantalla como si estuviese en una fiesta. Queréis quitar a Affleck, bien, él se quiere ir. Hulk era uno y ahora es otro y nadie murió por el camino. También Iron Patriot. También Fandral. Natalie Portman se bajó del barco y no murió nadie. Gwyneth entra y sale según negocia. Eso si, reiniciar a un personaje tan gordo como Batman es jodido, pero si hay de hacerse, se hace. Pero no toquéis al resto, por favor. No toquéis lo que funciona.

Y por Dios, con mayúsculas, dadle más poder a Patty Jenkins y ponedla junto a Geoff Johns a mandar como hace Feige en Marvel. Quitad a los jerifaltes de Warner y dejad hacer películas de superhéroes a los que saben. Y ya de paso, volved a hacer películas adultas. Somos muchos los que lo pedimos. Además de que os toméis las cosas con calma.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookBuffer this pageShare on TumblrShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *