Cosas de videojuegos

Quién es el Señor Negativo, el villano del nuevo Spider-Man para PS4

Spider-Man en PS4

El camino de Spider-Man en el cine ha tenido sus altibajos, pasando por Spider-Man 3, la película en la que tanto Tobey Maguire como el guionista parecían estar de vacaciones. O peor aún, de fiesta. Pero eso está cambiando tras el desastre de The Amazing Spiderman. Echar a Andrew Garfield hizo a Sony replantearse su franquicia y finalmente decidió unirla al Universo Cinematográfico de Marvel, o MCU. Con Spider-Man Homecoming todo promete cambiar, y parece que eso va a llegar también a los videojuegos. No es que los anteriores fuesen malos títulos, pero el nuevo Spider-Man para PS4 que mostraron anoche durante la E3 fue sorprendente.

No sorprendente por el hecho de que vayan a fusilar en parte a la saga Arkham de Rocksteady, ni mucho menos. De hecho, si has de copiar a alguien más vale que elijas al mejor, y los títulos de la saga Arkham merecen todos y cada uno de los premios que han cosechado. Incluso merecen muchos de los que finalmente no lograron ganar. No, es sorprendente porque desde Marvel han apostado por un villano que no es demasiado conocido, y que por supuesto será totalmente nuevo para quienes no sigan la historia del vecino arácnido de la ciudad de Nueva York.

¿Quién es el Señor Negativo?

El Señor Negativo

Ahí está, metido en un helicóptero y repartiendo guantazos al pobre Miles Morales, que enfundado en su traje de Spider-Man trata de hacer lo posible para que el helicóptero no acabe sobre decenas de neoyorquinos que habrían deseado estar en ese momento en algún otro punto de la ciudad diferente. El Señor Negativo hace su aparición en el primer gameplay que vemos del futuro Spider-Man para PS4 y surge automáticamente la pregunta: ¿y este tío quién es?

Es arriesgado por parte de Marvel colocar en su nuevo Spider-Man un villano relativamente desconocido lejos del mundo de los cómics, aunque sí llegó a aparecer en su serie de animación. Sin embargo, demuestra valentía pues si algo tiene Marvel son personajes y villanos. Los tiene almacenados en un gigantesco hangar en el que casi no pueden ni respirar. Como DC, Marvel dispone de nombres, historias y tramas para aburrir al más paciente, y aunque lo fácil habría sido tirar de los de siempre (Duende Verde, Octopus, Electro y compañía) han preferido ir un paso más allá, y yo lo agradezco. Eh, sale el Kingpin. Aunque algunos ya relacionen más a Wilson Fisk con Daredevil que con Spider-Man.

El Señor Negativo no es otro que Martin Li. El propio Miles Morales lo dice durante el gameplay, aunque sea de refilón con un “Li, éste no eres tú”. A lo que Martin le responde con un “no me conoces de nada”. O algo así. Martin Li es un personaje con dos caras, como casi todos los malvados que se precien en una buena historia de superhéroes. Benefactor de la sociedad en la cara A, señor del crimen en la cara B.

Es en esta cara B en la que luce el sobrenombre de Señor Negativo, o Mr. Negative en inglés. Li puede controlar la energía eléctrica, concretamente la “energía eléctrica negra”, y manipularla para infligir daño a sus rivales y también para manipular mentes. Cuando usa la energía en su vertiente buena es capaz de curar enfermedades, pero el hombre ha venido aquí a otra cosa. El apodo de Señor Negativo le viene de hecho de cuando emplea esta energía eléctrica negra para atacar, pues su aspecto se torna entonces diferente y parece su propia imagen en el negativo de una fotografía. Como veis, en Marvel le dan mucho al coco con los nombres y los desarrollos.

Así que tenemos aquí al Señor Negativo como el, presuntamente, antagonista principal de Miles Morales. Digo presuntamente porque en el gameplay también aparece Fisk, aunque su papel parece ser más el de un espectador en dicha trama. Veremos si no acaba estando él detrás de todo lo que suceda en el videojuego, esperemos a poder probarlo.

Como curiosidad, y es algo que yo también he tenido que buscar porque sé cosas de superhéroes pero no todo, el Señor Negativo apareció por primera vez en el Amazing Spider-Man número 546. Está casado con Yana-Li, tiene poderes sobrenaturales como hemos comentado y además no anda corto de fondos. Parece un villano temible, ya veremos qué tal desarrollan su trama en el juego. Ganazas.

Cosas de videojuegos

Teraflops y Ziritione

Project Scorpio

Hace ya mucho de aquel anuncio que trajo el Ziritione a nuestras vidas, o por lo menos a la mía porque respetaré que tú ni lo conozcas. Soy viejo, más que un nudo, es lo que hay. Aquel “palabro” formó parte de la campaña de publicidad del Volkswagen Polo allá por los 90, y comenzó a utilizarse a modo de broma en otros muchos sitios. Hoy diríamos que el término se volvió viral, pero en aquella época sólo lo usábamos porque hacía gracia.

Otros términos, estos sí son reales, se utilizan de forma indiscriminada aplicándolos a conceptos que poco o nada tienen que ver con ellos. Como los megapíxeles, que de un tiempo a esta parte parecen sinónimo de la calidad de una cámara cuando lo único que dicen es el tamaño de la foto que se captura. Como la inteligencia artificial, que estamos tan hartos ya del término que cuando llegue de verdad esto parecerá el cuento de Pedro y el lobo.

 

Por favor, que no se ponga de moda medirlo todo en teraflops

 

La palabra de hoy es teraflop y la está poniendo de moda la futura consola de Microsoft, la que ahora se llama Project Scorpio y que ya veremos qué nombre tiene cuando finalmente se lance. Ya van 3 Xbox, por qué no una más. Un teraflop se traduce como un billón de operadores de coma flotante por segundo. Lo que viene siendo una puñetera barbaridad, y Project Scorpio es capaz de generar seis, nada más y nada menos. 6 teraflops frente a los 4 y pico de la PS4 Pro y frente al 1 y pico de las generaciones anteriores. Sobre la Nintendo Switch mejor ni mirar el dato.

Confío en que este término no se ponga de moda porque no me gustaría que se empezase a valorar la calidad de una consola por los teraflops que es capaz de generar, como tampoco tiene sentido valorar la calidad de una cámara por sus megapíxeles. Hay más cosas que influyen en todo esto, y lo principal son los juegos. Ni más ni menos, los juegos, preguntadle a Nintendo que sabe vender malas consolas con buenos juegos. En una cámara las lentes y el sensor, en una consola son los jueguicos. Los mata-mata, los chuta-chuta, los corre-corre.

¿Es impresionante que la Project Scorpio genere 6 teraflops? Sí. ¿Eso la va a convertir en mejor consola que la PS4 Pro? No. ¿Influirá? Sí. ¿Cuánto? Pues en que se podrán producir juegos que requieran de mayor potencia y la consola los moverá como quien se hace un Nesquik por la mañana en modo automático. Pero aquí lo importante es que lleguen cosas de calidad, y no sólo Gears of War y Halos a punta pala.

Sólo si llegan juegos de buena calidad que no pueda comprar en otra consola me plantearé hincarle el diente a la Project Scorpio. Sólo si llega ese caso. Porque ahora mismo tengo una PS4 normal, ni tan siquiera la Pro, y con lo que están haciendo en Naughty Dog ya me tienen atrapado de por vida en la consola de Sony. Microsoft, ponte las pilas en videojuegos y consigue exclusivos en condiciones, que yo te prometo que me compro la Scorpio. Recupera el Alan Wake, por tu madre.