Cosas de cine y series

Wonder Woman es redonda, y Marvel tiene un problema

Wonder Woman

Pese a que en general me gustan todos los superhéroes, confieso que siempre he sido bastante más del bando de DC. Batman en mi héroe de cabecera, incluso podría considerarlo un fetiche, así que era lógico que esperase Wonder Woman con más ansias que, por ejemplo, la enésima reinvención de Spider-Man.

No suelo aislarme de los próximos estrenos como algunas personas aseguran hacer. No soy de los que ve un trailer y luego permanece limpio hasta que se adentra en la sala de cine, o coloca el DVD o el Blu-Ray en el reproductor. O hasta que conecta su servicio de streaming favorito para adentrarse en cada título. Cada uno tiene sus rituales para las películas, y yo soy de cine. Así que dicho y hecho, crucé las puertas de la sala y tomé asiento para ver qué habían preparado para mí desde la Warner.

[Spoilers ON]

La película comenzó y acabó y yo aún seguía en el asiento como si aún tuviese seis años y estuviese viendo mi primera película de superhéroes. Sobre decir que me encantó y que no me defraudó en absoluto. De hecho, superó mis expectativas y no eran bajas. No entiendo demasiado de cinematografía por lo que no puedo decir qué añadidos son del guión, qué parte corresponde a la fotografía y qué porcentaje del alma de la película pertenece a su directora. Sólo sé que me pareció un producto bastante redondo y, lo más importante, me dejó queriendo más. Sus dos horas y veinte minutos se me hicieron cortos.

Pese a ser fan de DC no puedo evitar ver los fallos que otros recalcan en títulos anteriores como El Hombre de Acero o Batman vs Superman. Están ahí y los tolero, pero no soy ciego. Eso hizo que temiese que con Wonder Woman hubiese algún que otro patinazo, y no lo hubo. No para mí, cada uno que saque las conclusiones que estime oportunas. No fue una película de Steve Trevor en la que Diana Prince aparece de fondo, como ya leo a algunos afirmar, para mí fue una gran película de superhéroes. Y aún más, me pareció un golpe en la cara de Marvel.

wonder-woman

Wonder Woman es el Capitán América de DC. Los orígenes de un personaje para el que la justicia y el bien están por encima de todo lo demás, que porta un sentido cívico que, por supuesto, supera al del resto de los humanos. Aunque técnicamente hablando, Diana Prince no pertenezca a nuestra raza. Diana es firme, justa, inocente, tierna y, por último pero no menos importante, tiene bis cómica. En Wonder Woman he encontrado una gran película con un buen comienzo, enlazando el presente y el pasado gracias a detalles de películas anteriores, y con un magnífico inicio para el personaje.

Tuve ganas de ver más de la juventud de Diana, de conocer a su familia, de que me contasen más cosas de Hipólita y Antíope, de que me hablasen de su mitología. Me encantó cómo se plantea cada situación de Diana frente al mundo de los hombres, ése que ha estudiado en los libros y ahora experimenta en la vida real. Como un Paco Martinez Soria recién llegado a Madrid, Diana reacciona como cree que debe reaccionar y no como la sociedad de la época le empuja a hacer. Es Steve Rogers. Su inocencia se ve reflejada en todo momento, y también se siente cuando decide tomar partido y dejar de prestar atención a todos los que quieren que pise el freno.

Batallas, momentos para el humor sin caer en el payaseo (ey, Marvel), muchos sentimientos aflorando en bastantes escenas y un gran villano, pese a que siento que se le despacha demasiado pronto. Aún así, me parece que este Ares está a la altura de Loki y confío en que acaben rescatándolo para futuras entregas de la saga. Wonder Woman me ha encantado y ha demostrado a DC y a Warner que la fórmula funciona y que deben aplicar mucho de lo de esta película en el resto del DCEU. No me extraña, visto lo visto, que haya habido regrabaciones de cara a la Liga de la Justicia.

Wonder Woman

Cuando vi a Gal Gadot en Batman vs Superman sentí que algo grande llegaba al universo de DC, y la batalla final contra Doomsday me lo confirmó. Ahora sé que es verdad, que en Gal tenemos superheroína para rato y que Wonder Woman debe ser, por derecho propio, una de las piedras angulares del futuro de DC. No sabéis cuánto me alegro de que Wonder Woman haya salido así de redonda. Sobre todo porque me quedan al menos tres visionados más en el cine, y los disfrutaré de nuevo como si fuese un niño pequeño.

Larga vida a Wonder Woman. Y tiembla, Marvel, se te acaba de colar una gran piedra en el zapato. Con los cambios obligados de personajes que vas a tener que hacer a partir de ahora, porque los universos y las historias tienen que avanzar, vas a tener difícil seguir liderando este mercado. Superman, Batman y ahora Wonder Woman son pesos demasiado pesados.

Cosas de Música

La nota justa en el momento justo

cynthia-erivo

Debería empezar diciendo que entiendo poco de música, muy poco. Distingo los estilos más extendidos, eso sí, pero en cuanto se ramifican ya empiezo con los problemas. Tampoco identifico las voces. No sería capaz de diferenciar un tenor de un berítono, ni una soprano de una mezzosoprano. Pero los términos si los conozco, porque así es mi vida. No entiendo de música pero sé lo que me gusta y qué queréis que os diga, casi todo son voces femeninas.

Aún recuerdo la primera vez que oí a Céline Dion. Yo tenía 14 años y fue a causa de una cinta que me prestó un amigo de clase, José Carlos. La cinta en cuestión era el CD de The Colour of my Love, y recuerdo escucharla una vez y quedarme prendado para siempre. Mucho tienen que cambiar las cosas para que Céline no sea mi cantante de cabecera hasta que me muera, o me quede sordo. O ambas cosas. Supongo que fue un amor a primera escucha, si eso existe. Fue oírla y caer prendado del color de su voz, de la suavidad con la que trataba las letras. Y si me enamoré de su voz cantando en inglés, descubrirla en francés ya fue verdaderamente orgásmico.

Esto me ha pasado más de una vez, claro está. Con Christina Aguilera me pasó igual. Un CD pirata comprado en un mercadillo cuando era joven me sirvió para oírla cantar en castellano hasta que me sabía cada modulación de su voz. Luego llegó Back to Basics y el amor terminó de fraguar. Con Whitney Houston, más de lo mismo. Con Mariah Carey, igual. Pobre Mariah, con lo que tú has sido. Recientemente también me ocurrió con Ed Sheeran, por cierto, que no todo van a ser mujeres. Y finalmente, Cynthia Erivo.

Es esa chica que corona este post, una voz mágica que llevo ya varios días escuchando en repeat continuo y que me causa escalofríos en según qué piezas, que me tiene completamente prendado. Me la recomendó Spotify es algo que le agradeceré siempre. Metió una canción suya en la lista de recomendaciones semanales y qué queréis que os diga, acertó de pleno. Pero había algo en ella que me resultaba familiar y no lo identificaba. Ya lo he hecho.

Resulta que Cynthia Erivo ha crecido entre musicales. No la he oído cantar en ellos pero estoy seguro de que tiene voz para eso y para mucho más. Los graves, los agudos, una limpieza en la voz poco común y una suavidad cuando hace falta tirar de ella que asombra. Pero a lo que íbamos. Es la cantante del tema principal de Beyond the lights. Beyond the lights es una película preciosa y poco pretenciosa sobre la relación entre una cantante hiperexplotada por su sello y un policía local al que conoce en cierto momento que no desvelaré para no hacer spoilers. Y la canción principal es y era una belleza. La oí varias veces en su momento y me encantó pero no quise ir más allá. Hoy sé que la cantó Cynthia Erivo. Todo encaja.

Quizá fuese porque la película llegó en el momento justo y su voz comenzó a calar en mí entonces, rematando la entrada cuando nos volvimos a cruzar en Spotify. El caso es que he caído prendado de la voz de Cynthia Erivo y está, desde ya, entre mis voces femeninas favoritas. Os la recomiendo.

Cosas de videojuegos

Quién es el Señor Negativo, el villano del nuevo Spider-Man para PS4

Spider-Man en PS4

El camino de Spider-Man en el cine ha tenido sus altibajos, pasando por Spider-Man 3, la película en la que tanto Tobey Maguire como el guionista parecían estar de vacaciones. O peor aún, de fiesta. Pero eso está cambiando tras el desastre de The Amazing Spiderman. Echar a Andrew Garfield hizo a Sony replantearse su franquicia y finalmente decidió unirla al Universo Cinematográfico de Marvel, o MCU. Con Spider-Man Homecoming todo promete cambiar, y parece que eso va a llegar también a los videojuegos. No es que los anteriores fuesen malos títulos, pero el nuevo Spider-Man para PS4 que mostraron anoche durante la E3 fue sorprendente.

No sorprendente por el hecho de que vayan a fusilar en parte a la saga Arkham de Rocksteady, ni mucho menos. De hecho, si has de copiar a alguien más vale que elijas al mejor, y los títulos de la saga Arkham merecen todos y cada uno de los premios que han cosechado. Incluso merecen muchos de los que finalmente no lograron ganar. No, es sorprendente porque desde Marvel han apostado por un villano que no es demasiado conocido, y que por supuesto será totalmente nuevo para quienes no sigan la historia del vecino arácnido de la ciudad de Nueva York.

¿Quién es el Señor Negativo?

El Señor Negativo

Ahí está, metido en un helicóptero y repartiendo guantazos al pobre Miles Morales, que enfundado en su traje de Spider-Man trata de hacer lo posible para que el helicóptero no acabe sobre decenas de neoyorquinos que habrían deseado estar en ese momento en algún otro punto de la ciudad diferente. El Señor Negativo hace su aparición en el primer gameplay que vemos del futuro Spider-Man para PS4 y surge automáticamente la pregunta: ¿y este tío quién es?

Es arriesgado por parte de Marvel colocar en su nuevo Spider-Man un villano relativamente desconocido lejos del mundo de los cómics, aunque sí llegó a aparecer en su serie de animación. Sin embargo, demuestra valentía pues si algo tiene Marvel son personajes y villanos. Los tiene almacenados en un gigantesco hangar en el que casi no pueden ni respirar. Como DC, Marvel dispone de nombres, historias y tramas para aburrir al más paciente, y aunque lo fácil habría sido tirar de los de siempre (Duende Verde, Octopus, Electro y compañía) han preferido ir un paso más allá, y yo lo agradezco. Eh, sale el Kingpin. Aunque algunos ya relacionen más a Wilson Fisk con Daredevil que con Spider-Man.

El Señor Negativo no es otro que Martin Li. El propio Miles Morales lo dice durante el gameplay, aunque sea de refilón con un “Li, éste no eres tú”. A lo que Martin le responde con un “no me conoces de nada”. O algo así. Martin Li es un personaje con dos caras, como casi todos los malvados que se precien en una buena historia de superhéroes. Benefactor de la sociedad en la cara A, señor del crimen en la cara B.

Es en esta cara B en la que luce el sobrenombre de Señor Negativo, o Mr. Negative en inglés. Li puede controlar la energía eléctrica, concretamente la “energía eléctrica negra”, y manipularla para infligir daño a sus rivales y también para manipular mentes. Cuando usa la energía en su vertiente buena es capaz de curar enfermedades, pero el hombre ha venido aquí a otra cosa. El apodo de Señor Negativo le viene de hecho de cuando emplea esta energía eléctrica negra para atacar, pues su aspecto se torna entonces diferente y parece su propia imagen en el negativo de una fotografía. Como veis, en Marvel le dan mucho al coco con los nombres y los desarrollos.

Así que tenemos aquí al Señor Negativo como el, presuntamente, antagonista principal de Miles Morales. Digo presuntamente porque en el gameplay también aparece Fisk, aunque su papel parece ser más el de un espectador en dicha trama. Veremos si no acaba estando él detrás de todo lo que suceda en el videojuego, esperemos a poder probarlo.

Como curiosidad, y es algo que yo también he tenido que buscar porque sé cosas de superhéroes pero no todo, el Señor Negativo apareció por primera vez en el Amazing Spider-Man número 546. Está casado con Yana-Li, tiene poderes sobrenaturales como hemos comentado y además no anda corto de fondos. Parece un villano temible, ya veremos qué tal desarrollan su trama en el juego. Ganazas.

Cosas de cine y series

Spiderman será Nathan Drake

Tom Holland como Nathan Drake

Fue la noticia cinematográfica ayer, sin lugar a dudas. La producción de la película de Uncharted se desbloqueaba después de casi ocho años y surgía un nombre aparentemente confirmado. Ni Mark Wahlberg, ni Nathan Fillion, ni ningún otro personaje adulto al que hubiésemos relacionado con Drake en el pasado. Todo apunta a que se tratará de una película sobre los orígenes del personaje, sobre el momento en que empieza a convertirse en lo que ha sido. ¿El elegido? Tom Holland. Nuestro vecino y amigo, Spiderman en el reboot de la franquicia. Aunque técnicamente ya estuvo en Civil War.

Supongo que no hace falta que me ponga aquí a enumerar franquicias de videojuegos que han sido destrozadas al llegar a la gran pantalla. No hablaré de los pasados Mario Bros, o de Street Fighter o de Double Dragon. Tenemos cositas más cerca aún, tenemos a Assassin’s Creed. El cine no trata demasiado bien a los videojuegos y por eso tengo miedo de qué pueda pasar con Uncharted. Sobra decir que es la saga de videojuegos de mi vida, y que cada título me ha dejado huella de una u otra manera. Espero que la película no me provoque un sentimiento inverso, no quiero odiarla.

Tengo la teoría de que ha sido Uncharted 4 el juego que ha desbloqueado la película, por lo de mostrar los orígenes de Nate y de cómo los Morgan se convirtieron en los Drake. Porque ésa es otra. Si va a haber reinicio, ¿habrá Sam? Ya veremos qué nos depara el futuro con esta película. Holland me cae bien y va a ser un Spiderman bestial, tal vez también sea un Drake bestial. Pero no es él el único que cuenta. También ha de haber guión, realización y muchas otras cosas. Por favor, no os carguéis Uncharted. Os lo suplico.

Cosas de tecnología

Microsoft, lo estás haciendo bien

surface-laptop

Yo, que huí del ecosistema de malos portátiles que Microsoft llevaba años alentando a construir en torno a su Windows, vengo ahora a decir que Microsoft está haciendo bien las cosas. Cómo cambian los tiempos y las mentalidades, madre del amor hermoso. Pero lo cierto es que Nadella lo está haciendo bastante bien en todas partes salvo en el terreno móvil, ahí creo que han tirado la toalla definitivamente aunque no haya una confirmación por escrito que venga de la propia compañía.

No obstante, atacar el móvil desde los servicios sí me parece una buena opción y creo que se están tomando decisiones acertadas. Office 365 es cada vez más competente y los acuerdos con Xiaomi o Samsung para llevar sus apps preinstaladas creo que empiezan a funcionar. ¿Logrará Microsoft cambiar su imagen en este sentido? Mentalmente aún les asocio con Outlook de escritorio, que era una app demencial en peso y rendimiento cuando yo la usaba, y con el maldito Clippo de su Office. Pero todo cambia, quién sabe qué puede ocurrir.

Lástima que Nadella llegase ya con la batalla por el móvil perdida. Creo que habría podido remontar la situación.

En el terreno del hardware es donde creo que mejor les están yendo las cosas, aunque estos procesos llevan su tiempo y Microsoft está aún, por así decirlo, en pañales. Algo verdosillos. Los Surface cada vez me gustan más, sobre todo teniendo en cuenta qué requerimientos de hardware tengo ahora mismo para lo que hago cada día. Con decir que creo que sería capaz de operar casi el 100% de mi tiempo con un iPad, aunque más lento. Ahí está todo.

Me gustan los Surface, me gustó el Surface Book cuando se presentó y también me ha gustado el Surface Laptop. En Microsoft están yendo a por los usuarios de gama alta, los que pueden y quieren gastarse más de 1.000 euros en un ordenador portátil, tablet convertible o tablet con teclado, y me parece una decisión inteligente. A por los Macbooks. Como también me lo parece que lancen Windows 10 S para competir contra Chrome OS, pese a que creo que la mezcla entre el Laptop y 10 S no es la más acertada, pero el tiempo me dirá si me equivoqué o tuve razón.

Prácticamente todo lo que está haciendo Microsoft en hardware me gusta. Me da que no tardaré en volver a su ecosistema.

Pienso que Chrome OS seguirá ganando en educación por dos sencillas razones. La primera es que los Chromebooks son baratos, mucho. La segunda es que el mantenimiento de Chrome OS es igual a cero. Windows 10 S, por más que facilite las cosas, seguirá siendo Windows. Menos mantenimiento pero ahí seguirá. La idea de un sistema operativo en la nube está muy bien trabajada por Google. Hoy se me rompe en Chromebook, voy a la tienda a por otro, inicio sesión y voilá, todo vuelve a estar ahí. Ideal para estudiantes que, reconozcámoslo, tienen poco de cuidadosos. Ya veremos qué tal le sale a Microsoft lo de su Laptop para educación con ese teclado de tela. Los adolescentes, esos humanos en esa etapa de la vida en la que son tan limpios y cuidadosos.

Pero en líneas generales, Microsoft me está volviendo a gustar. Ya me he planteado alguna vez que mi próximo portátil, cuando el Macbook Pro muera en unos años, sea uno con Windows. Desde luego, y visto el ecosistema que se está construyendo, me resultaría muy complicado acudir a otro que no fuese un Microsoft Originals, como los Werthers. Como comentaba antes, por ahora está la cosa algo verde y habrá que ver por dónde respira la criatura. Sigue así Microsoft, a mí me estás conquistando. Y creo que a más gente.